Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Lun Ago 31, 2015 7:36 am.
Últimos temas

Shared hours {S. Zeihell}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shared hours {S. Zeihell}

Mensaje por Caroline I. Payne el Lun Jun 17, 2013 10:25 pm

Si había cambiado, si lo había hecho, era evidente, podía ser fuerte, podía ser más, podía ser simplemente ella.
 
Care se repetía diversas oraciones mentalmente al momento que trotaba a una velocidad mas allá de la considerable por los espacios del campamento. Desde hacía un tiempo había establecido que no era necesario dudar de sí misma, pero ante un hecho como el de volver a ver a Zaccharie Maïer no podía evitarlo. Obviamente es normal pensar que es un simple ser humano, un chico de carne y hueso y que su sola presencia no establece un cambio en cualquier rutina, pero para la pelirroja no era así. En su primer día de trabajo se había tropezado nada más y nada menos que con el chico que le había hecho la vida miserable en su estancia del campamento. Caroline nunca había tenido una vida normal, una vida armónica, siquiera en unión de su familia, nada, era probable incluso que se considerara la chica que mayor razones tendría para estar en ese campamento, incluso que los otros chicos tuviesen problemas sencillos en comparación de los suyos; un simple berrinche con sus padres o una pelea por comportamiento, si fuera por ella viviría en el Lullaby pero el moreno que ahora era su compañero le había obligado a que viera a toda la estructura de verano como un infierno, él en gran parte poseía la culpa de que la chica nunca hubiese tenido amigos, que fuera menospreciada incluso por aquellos que podían ser similares a ella, que la gente se alejara cuando se acercaba... todos esos acontecimientos y más que por más que lo deseara nunca podrían desaparecer de sus recuerdos, y ahora tendría que pasar gran parte del día con Zac. Necesitaba aislarse, necesitaba distraerse e irse lejos de la habitación, por suerte había tocado con muy buenas chicas, pero de cierto modo añoraba su soledad y todo lo que la misma representaba.
 
Puso el despertador más temprano de lo normal, aproximadamente a las 3:50, pensó que no se despertaría y que tendría que dejar sus planes para otro día pero, al contrario, no pudo conciliar el sueño y se mantuvo dándole la espalda a sus compañeras, viendo el techo, la habitación, paseando su mirada por cada rincón, esperando el tan anhelado sonido de la alarma. Esta finalmente resonó, no tuvo la oportunidad de repetir el sonido pues Caroline la apagó al momento que se levantaba de su cama y se vestía. Luego de colocarse un short deportivo, una camisa junto a un abrigo, sus zapatos deportivos y un pequeño bolso, salió de la habitación de manera silenciosa, era imposible que alguien a esa hora notara su ausencia o su sola presencia. Mientras se encaminaba lejos de las cabañas ataba sus cabellos en una coleta sencilla, apartándose de cualquier presencia del campamento. Cuando estuvo lo suficientemente lejos se dispuso a trotar a un paso relativamente rápido, por todos y cada uno de los terrenos del campamento.
 
La sensación del aire en su rostro era indescriptible, era lo más cercano a la libertad, no sentía calor, al contrario, esa noche estaba llena de una nube que facilitaba el paso del aire elido, no demasiado, pero si lo suficiente como para que fuese un clima agradable. Al paso de los arboles, del lago, de los edificios, recordaba a su familia, todo el pasado con ellos, a su padre, a su madrastra, los vagos recuerdos que tenía de su madre, el corto trato que aún mantenía con su pequeña hermana, incluso aquella noche de la poco recuerda. Aumentó la velocidad por la ira que le traía no poder traer ante sí cualquier recuerdo de esa noche, solo sabía que había despertado en un hospital llena de moretones. Entonces los recuerdos empezaron a moverse, recordaba a un chico, uno mayor que ella, él le ofreció un trago, ella después le dijo que no se sentía bien y él insistió en llevarla a un cuarto. Care volvió en sí de manera brusca, justo cuando su mente pasaba a los recuerdos de Zaccharie, pero era tarde cuando tropezó y no pudo hacer más que colocar sus manos en el suelo, una de las escaleras del magnífico y amplio escenario al aire libre la hizo tropezar y a la vez ubicarla del sitio al que había llegado. -Perfecto. Por la mente de la chica pasaron muchas maldiciones, incluso deseó tener a Maiër frente a ella para decirle unas cuantas cosas, se negó a pensar el porqué de su necesidad y buscó en su bolso alguno de sus instrumentos, nada, al parecer no había ido preparada y en el compartimiento solo quedaba una venda, de seguro no lo había renovado todo desde aquella vez con Ethan. Buscó su envase de agua fría y dejó caer un poco en su pierna apretando los labios por el ardor, se despojó de su abrigo limpiando los restos de sangre y de tierra, solo a ella podía pasarle algo así. Se sentó intentado remendar la situación para por lo menos llegar a su habitación, definitivamente su rato en libertad se había ido por la borda.
avatar
Caroline I. Payne
Monitores
Monitores

Mensajes : 23
■ M.D.S : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shared hours {S. Zeihell}

Mensaje por Sebastian Zeihell el Dom Jun 23, 2013 9:25 pm

Ese día había sido fatal, actividades unos tipos que se creían geniales, bueno yo en el fondo no me sentía realmente parte dle campamento aún. Y no es que sea de esos chicos antisociales que se alejan dle mundo, solo que parte de mi se preguntaba ¿qué rayos hacia encerrado en un campamento? ah si... acabo ahí por que claro invitar a alguien un poco de marihuana con chocolate y ligarte a tu asesora de estudios no es la mejor opción. Igual no me arrepentía de nada, disfrutaba mi libertad, bueno ahora no podía decir exactamente que fuera libre, pero debía buscar algo que hacer bueno para no acabar volviendome loco.

En la cabaña donde me había tocado todos dormían placidamente, no era algo nuevopara mi compartir un sitio para dormir con gente que ni conocía, lo que era raro para mi era que fuera en el verano, un poco enojado y cabreado por el hecho de que en mi plan original debería estar en la playa, acaba suspirando y levantandome, me puse una sudadera, jeans y tenis y tomé una pequeña backpack que llevaba conmigo siempre para salir a caminar. La madrugada era pausible cayendo sobre el lugar, lo que era ideal para mi, quería relajarme un poco y solo con un cigarrito preparado pensaba poder lograrlo.

Me perdí entre el bosque mirando por aqui y por ahí mientras buscaba algun buen sitio para utmbarme y mirar el amanecer llegar, sin embargo un ruido extraño que no me pareció de la naturaleza llegó a mis oídos y tomé aire, levemente nervioso... pues si era un oso o algo así me vería en dilemas de sobrevivencia, sin embargo no por eso me largué sino que picado por la curiosidad empecé a caminar hacia el sitio de ruido encontrando una silueta borrosa por ahí ¿qué era eso? ¿una persona? entrecerré los ojos y distinguí mejor... sí, era una persona, salí de entre los arbustos y miré a la chica mientras enchuecaba la boca, dudaba que algo de lo que llevaba conmigo sirviera, pero... ahhh si había algo llevaba gasas y benditas, y un poco de antiseptico (mycrodacin) por que me lo habían mandado para el acné. Me acerqué y hable -Creo que te falto traer una lámpara o algo, te ayudo a ver- le dije mientras me acercaba y sacaba las cosas, a ojos de la chica seguro parecía medio ñoño teniendo un semi kit de ayuda ocnmigo aunque en realidad usará esas cosas para limpiar la cara pormis rollos dermatologicos -¿No se supone que deberías andar en tu cabaña? Si nos pillan a ambos aqui a ver que pasa eh- le dije como para no dejar que ese rato se quedará en silencio.



Sebastian {Zeihell}
avatar
Sebastian Zeihell
Hamlett
Hamlett

Mensajes : 8
■ M.D.S : 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shared hours {S. Zeihell}

Mensaje por Caroline I. Payne el Dom Jun 30, 2013 3:40 am

Care se maldecía internamente, no eran palabras que podían salir de su boca en la época en que era campista, pero ahora que era monitora y una supuesta figura de autoridad, respecto y madurez se podía jactar de decirlas aunque sea en su mente, nunca había sido una chica del todo grosera. Siempre llevaba consigo si equipo de emergencia, precisamente en situaciones como aquellas donde su torpeza era mayor que cualquier otra cosa, sin embargo esa vez había sido diferente, ella lo sabía, no era fruto de sus piernas y manos de gelatina, todo había sido por aquellos recuerdos y pesadillas que osaban en atormentarla. Debía de sentirse agradecida, debía de respirar con calma al haber recordado fragmentos del tiempo en los que había pasado horas en los últimos años en enfocarse sin recibir respuesta alguna, por otro lado, en el fondo, hubiese preferido no enterarse de nada y seguir su vida tan cual estaba. Por más que sea los recuerdos nunca le había propiciado una caída, y precisamente esta vez había terminado herida y sola en medio del gran escenario por salir sola en horas de la madrugada en busca de una aventura cualquiera, no había sido la mejor decisión, y quizás por eso consideraba mejor no haberse enterado de nada. Solo le quedaba esperar a que alguien llegara por ella o esperar a que el dolor cesara para poder ponerse de pie, la primera opción era muy poco probable, las personas normales dormían en sus cabañas plácidamente. Tendría que ocuparse de todo sola.

Todo fue muy rápido, pero lo suficiente para que Care se percatara de las cosas. Las ramas crujieron asegurando que alguien se acercaba, a estas horas imaginó lo peor, incluso un animal, pero su corazón se tranquilizó cuando vio a una figura masculina, un chico un poco menor que ella pero tampoco de los más pequeños del campamento. No dijo nada mientras notaba como se acercaba para ayudarla, nunca había sido una persona tan dependiente, pero esa situación lo ameritaba. Él traía algunas cosas que podían curarla y lo agradeció al instante, no pensaba ir a trabajar el día siguiente con una herida tan viva y aguantar las preguntas de su querida amiga Callie y del mismo Zac que era su compañero de trabajo. -No... no traje nada para curarme, no pensaba que fuera a caerme por estos lados, andaba un poco distraída, pero creo que lo que traes servirá de algo, por lo menos para aliviar el dolor, no sería bueno quedarme toda la noche aquí. Cuando estaba temerosa no dudaba en hablar más rápido y en mas cantidad que lo normal, y sus susto de imaginar un gran oso viniendo hacia ella estaba rindiendo sus frutos. -No me preocuparía por los monitores, la mayoría duermen a esta hora. Acotaba mientras quitaba el abrigo de su rodilla mostrando la herida abierta y un poco sangrante, no parecía tan grave a como la había visto en un primer momento, tal vez se estaba acostumbrando a ella.

-Soy Caroline, no debería decirlo porque se supone que no debo estar a estas horas acá, pero soy monitora, de los más pequeños, así que evitaré que te regañen si es que alguien llega. La pelirroja no pudo evitar ver la preocupación en los ojos del chico que tenía frente a sí y cuyos rasgos poco detectaba por la oscuridad de la noche, de seguro no la conocía pues ella poco interactuaba con los chicos mayores, sin embargo para cualquiera era obvio que la estaba ayudando y que era su salvación en un momento de torpeza.

Aquel día con Ethan había tenido la ayuda de Maïer, ahora tendría que pedirle ayuda al chico campista mientras intentaba curar la herida. Un detalle de Caroline era que podía curar a quien sea, pero ella se acobardaba visiblemente cuando se trataba de una caída propia y esta vez no podía lucir débil delante de su acompañante, era una monitora, se supone que sabía de esas cosas, aún recordaba a su abuela diciéndole que no tomara el trabajo.

-Creo que puedes ayudarme, no tomará mucho tiempo. Toma el abrigo y sujétalo justo abajo de la herida Ayudó al desconocido a posicionar sus manos bajo su pierna flexionada usando la tela de su prenda para aguantar las gotas que podrían caer. Ella tomó el liquido y lo miró con desconfianza, mas por miedo que por conocimiento. Entonces tomó un respiro y lo vertió en la herida, deteniéndose al segundo, ardía demasiado. -Yo... quizás deba esperar unos segundos para vendar... tu, disculpa... ¿cómo te llamas?. Caroline arrugaba su cara y mordía sus labios intentando pasar el dolor, a cada segundo que pasaba sentía una presión y un calor leve en la rodilla, tendría que colocar un poco más para borrar la infección, pero hacer preguntas y ordenar sus oraciones sin demostrar dolor seguramente la ayudarían a distraerse, después de todo no conocía al campista.
avatar
Caroline I. Payne
Monitores
Monitores

Mensajes : 23
■ M.D.S : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shared hours {S. Zeihell}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.