Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Lun Ago 31, 2015 7:36 am.
Últimos temas

Busqueda de un nuevo foco {C. Darcy}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Busqueda de un nuevo foco {C. Darcy}

Mensaje por Sarah L. Aldridge el Miér Jun 05, 2013 8:46 pm

Enferma, muy enferma estaría en unos días, podía asegurarlo, es mas, estaba completamente segura de que pasaría varios días visitando la enfermería y reposando en cama, eso era bueno si lo veía desde la perspectiva donde no tendría que hacer algunas actividades que en el fondo le desagradaban. Lo importante de aquella aventura era que su instrumento principal permanecía intacto, ni una gota de agua lo había tocado y mucho menos poseía rayones, si, Sarah valoraba a su cámara fotográfica mas de lo que ella podía expresar. Había sido un regalo de sus abuelos, y desde entonces procuraba llevarla consigo siempre. Incluso entre el salto de continentes que significaba dejar Inglaterra para formar parte de la población norteaméricana. No se trataba solo de sacar buenas fotos y hacer una que otra buena producción que sus abuelos se encargaban de patrocinar para que ella ganara su dinero propio (ahí se podía ver cuanto amor le tenían). Además de ello era el sentido emocional que simbolizaba para la morena; aquel era su lente, su otro ojo, solo de esa forma podía captar los matices de la vida de la manera que mas quisiera, cambiarle el color, la resolución, el tamaño y la forma, aquel significante objeto le hacía moldear la vida a su manera y, desde luego, que ella la hiciera ver tal cual se sentía; un día soleado o una nube oscura.

Aquel día no había encontrado planes que valieran la pena y las chicas estaban sumidas en sus ocupaciones por lo que no quizo llamar demasiado la atención con la preocupación que le causaba no estar haciendo nada. El día estaba soleado así que sería un buen momento para salir a los alrededores y captar alguna que otra bonita imágen. Sus abuelos la habían llamado para que les mandara mas fotos a un productor que los había contactado, desde luego ellos nunca decían la ubicación exacta de Sarah, probablemente su fama no sería buena si se daban cuenta que estaba en un campamento para chicos rebeldes. En fin, había pospuesto esos planes muchas veces en lo que iba de semana por lo que decidió hacerlo de una vez a ver que tal daban aquellos resultados. Se colocó un shot de jean, una camiseta y una sudadera encima, llevó un bolso con algunas cosas para el camino y salio de la habitación.

No sabía exactamente a donde ir, así que se dirigió a los bosques, probablemente estos ofrecieran diversos paisajes que le sirvieran de apoyo, eran las 17:00 por lo que no podría tardarse y debería regresar pronto. A medida que el tiempo pasaba mas difícil le resultaba a Sarah encontrar algo que le gustara, al parecer aquel no era su día y nada estaba resultando como lo había planeado. Ningún arbol, paisaje, hasta las rocas dejaban de agradarle despues de una mirada, era toda una dificultad desde hacía poco, específicamente desde que empezó a tener problemas con sus padres, especialmente porque antes todo le resultaba maravilloso, atractivo, ahora tenía que luchar para notar la belleza de las cosas y eso obstruía su trabajo. Estaba tomándole fotos a unas flores lilas, escondidas tras una gran roca cuando una mínima gota fría cayó en su nariz, genial, alzó la vista al cielo y el panorama no resultó para nada favorecerdor, al contrario, una fina nuve gris se acercaba, típica a las débiles lluvias de verano, esperaba que no fuera demasiada pero se equivocó de nuevo. Las gotas empezaron a caer con rapidez, unas tras de otras sin detenerse. Sarah se mantuvo bajo un árbol, resguardando la cámara en el bolso que apretaba con fuerza entre sus brazos. Sus cabellos estaban empapados al igual que su ropa y la piel descubierta, no supo cuanto tiempo estuvo así, quizás veinte minutos o menos.

Ya de regreso se sentía un poco perdida, tenía demasiado frío, pero estaba segura que su poco trabajo estaba salvado. Abrazando sus brazos se encaminó al sendero que creía que la llevaría al campamento, esperando de alguna manera y otra no perderse. Si la suerte, el destino, o lo que fuera, estaba de su lado probablemente llegaría a la habitación antes de que salieran los monitores a vigilar por la noche.
avatar
Sarah L. Aldridge
Naugthies
Naugthies

Mensajes : 34
■ M.D.S : 17
Localización : Tras de ti...buh!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busqueda de un nuevo foco {C. Darcy}

Mensaje por Christian A. Darcy el Dom Jun 09, 2013 5:13 am

¡Qué lindo! Que lindo el campamento, el aire libre, la libertad en general, todo fresco, todo nuevo, un nuevo comienzo un nuevo TODO! Deberías estar super excitado! Pero, no, no lo estas. Y no es que sea muy extraño la verdad. En cambio, estás recostado en tu cama y lo único que haces es mirar el techo, aburrido. Si de esto se trataba, te hubieras quedado en el centro de rehabilitación y hubiera sido lo mismo, total estas haciendo exactamente lo mismo que allí hacías: nada. Absolutamente nada. Supuestamente este campamento era pura diversión, fiestas, descontrol, pero lo único que habría para tí sería una cama, una pared, un libro y una hermana. Bueno, por lo menos tienes a tu hermana de vuelta, verdad? Suspiras sonoramente, te sientas y tomas tu cara entre las manos. Debes hacer algo o moriras de aburrimiento. Te levantas y tomas tu cuaderno de dibujo, sales por la puerta y te diriges hacia los exteriores.

Caminas un rato, paseando por el lugar, lo haces porque, en alguna de esas casualidades, te cruces a tu hermana, aunque tus esfuerzos dan pocos frutos, ya que ni la cruzas ni la encuentras. Haces una mueca con la boca, mientras piensas donde podría estar, para ir a buscarla, o algo así. Retomas tu caminata sin rumbo alguno, luego te preocuparas por buscar a Gaïa, ahora el aire fresco esta haciendo de tí una nueva persona. Respiras hondo, cierras los ojos unos segundos, levantas la vista y miras el cielo. Esta mañana y durante la tarde temprano estaba bien soleado, pero ahora, mas tirando a la nochecita, algunas nubes de tormenta veraniega se acercan. Sonríes, ya que adoras la lluvia, y más las de verano, porque son rápidas, cálidas y puedes estar en medio de una sin terminar resfriado. Aún sonriendo, bajas la mirada y comienzas de nuevo tu viaje a ningun lado. Caminas despacio, y con el rabillo del ojo vislumbras el bosque, y las ganas se renuevan. ¿Cómo no lo pensaste antes? Allí estarás lo suficientemente solo y tranquilo como para dibujar.

Encaras para el bosque, y haces un poco más de diez metros cuando gotas de agua comienzan a caer. Perfecto. No podrás dibujar, pero podrás disfrutar de la lluvia. Guardas tu cuaderno dentro de tu campera, y subes el cierre hasta casi llegar al cuello. Te quedas parado cuando se suelta la lluvia, cierras los ojos y disfrutas del agua recorrer tu cara, tu cuello, tu cuerpo... sonríes, y parecen años desde la última vez que lo hiciste de verdad, con sentimiento. Sueltas un suspiro, y te refugias bajo un árbol. Tal vez no fue tan buena idea traer el cuaderno, así podrías haberte quedado bajo el agua el tiempo que quisieras. Pero eso no te detiene a sentarte bajo el gran árbol, de lado al tronco, y respirar y llenarte del olor a tierra mojada. Petricor piensas. Lo aprendiste de niño, leyendo un libro en una biblioteca que había cerca de casa. Ese era el nombre del olor a tierra mojada. Petricor. Se había vuelto una de tus palabras favoritas, ya que describe una de las cosas que más te gustan en todo el mundo.

Chequeas que tu cuaderno esté seco, y te recuestas sobre el tronco a esperar que pase la tormenta. No debe faltar mucho, ya las grandes nubes parecen vacías. Unos diez minutos más pasaron, y luego la lluvia cesó. Te levantas y sacudes tus pantalones, aunque quedaron algunas manchas de barro en él. No te importa, la verdad, ya estaba sucio de todas formas. Ahora si, puedes retomar tu camino hacia el bosque, aunque te das cuenta de que ya es bastante tarde, se está haciendo de noche y los monitores no dejan que andemos por ahí hasta tarde. Te giras para ver si alguien te sigue, pero compruebas que no, y en el segundo que te vuelves de frente, ves a una morena conocida caminando hacia tí. No por tí, claro, más bien lo que hace es seguir el camino de vuelta al campamento y tu estas en el medio. Te paras donde estás, sonríes y dices, cuando ella se encuentra un poco más cerca:- Perdida, Aldridge?
avatar
Christian A. Darcy
Hamlett
Hamlett

Mensajes : 10
■ M.D.S : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busqueda de un nuevo foco {C. Darcy}

Mensaje por Sarah L. Aldridge el Dom Jun 09, 2013 1:35 pm

La apariencia de los árboles era su salvación, era la única forma de que Sarah recordara en donde se encontraba, o lo mas parecido a ello desde luego. No era una persona que se había dedicado a explorar el bosque desde el primer día tal cual como muchos campistas había hecho, ella, por el contrario, se había quedado al margen de aquel lugar y solo lo usaba como motivo para sus fotografías sin profundizar demasiado. Pero esa noche había sido distinto, no sabía si llamarla adrenalina o curiosidad pero se había sumido en la profundidad del bosque en busca del foco perfecto para sus fotografías, no había tenido mucho éxito pero si había encontrado algunas maravillas que podrían ayudarla en sus próximas producciones, o por lo menos salvarla con algunas fotos que podrían interesarle a los productores. La situación pudo ser mejor pero, al contrario, regresaba a su cabaña bañada por la lluvia y buscando por descarte algún camino que la guiara sin llegar a perderla mas de lo que estaba. Hubiese sido mejor hacer algo como en la películas, atar algún abrigo o manta en los árboles para guiarse, solo que si se quita a otra prenda de ropa acabaría con hipotermia.

Ese era otro tema, se sentía renuente a visitar a la enfermera, aún así cuando su piel estaba helada y su rostro ya empezaba a enrojecerse. De niña sus experiencias con los médicos habían sido contadas y era porque nunca tuvo la necesidad de acudir a uno, bien sea por su buen estado de salud o porque sus abuelos eran los únicos en poder dominar su llanto cuando sabía que se acercaban a un consultorio. Además de todo aquello la enfermera del campamento no le daba buena espina, o era porque Sarah le buscaba un defecto a todo contal de no volver a pasar por lo mismo esta vez con unos cuantos años de diferencia. Mientras caminaba de regreso rozaba sus brazos con sus manos buscando conseguir calor, la sudadera estaba llena de agua pero no podía quitársela, la piel de sus piernas estaba erizada por el elido aire, y mucho aún decían que era un fuerte verano, probablemente no salieran por las noches.

Alzó la mirada tratando de ubicarse, no creía que estuviera tan mal en su camino, pero siempre era bueno verificar. Sin embargo pudo ver una figura acercándose a ella, con pasos lentos y firmes. Su cuerpo no supo como reaccionar, sus pies parecían atados en el suelo y su pesada respiración aumentó mas de lo normal, podía ser cualquiera pero lo primero que pasó por su mente fue que no esperaba a un monitor. Entonces el chico habló y Sarah lo reconoció de inmediato, era él Christian Darcy, su mayor pesadilla, o esa imagen se había creado ella de él.

Era un chico guapo, rebelde, su apariencia confirmaba su carácter. Era alguien indomable y muy ansiado por algunas chicas. Pero su historia con él no había sido algo simple realmente, al contrario, Sarah lo recordaba perfectamente y fue eso lo que de alguna manera hizo que pensara que la situación no sería para mejor. Veía a Christian a diario pues era el hermano de Gaïa, su mejor amiga, pero nunca habían tratado lo suficiente. Fue una noche cuando ella había recibido una carta de sus padres que huyó al lago y él estaba ahí. Sarah llevaba algunas copas encima de una reserva que guardaba muy bien en su habitación y de la que solo la hermana del chico tenía conocimiento, precisamente por pensar igual a ella. Christian la ayudo a que no hiciera algo sumamente tonto y ella en un descuido no pudo evitar besarlo, drenar su furia con una pura muestra de afecto. Quizás pensó que no recordaría nada pero, ese recuerdo fue el que específicamente mas tiempo se quedaría en su memoria, tal vez porque fue una acción anhelada, querida, algo en lo que nunca dudo y bien, dicen que el alcohol de abre las puertas a lo que quieres. Pero por otro lado Sarah no esperaba sentirse así el resto del tiempo y usó el arma perfecta; cambiar esas dudas por una rivalidad que las chicas conocían mas no su razón de origen.

-Por si no te das cuenta, Darcy, estoy camino a mi cabaña, así que eso responde a tu pregunta. Con una simple mirada se pudo dar cuenta de que la lluvia tampoco había perdonado a Christian y que este se hallaba en el mismo estado que ella. Una ola de frío paso sobre ambos haciendo que la morena apretara mas su ajuste sobre sus brazos, esta a helada por completo y sus labios empezaban a temblar por la lucha de temperaturas de su cuerpo. -Creo que sobra preguntar que haces aquí. Vio su libro de dibujo y por un momento eso la hizo sonreír interiormente, sonrisa que desapareció por la salvedad de un estornudo.
avatar
Sarah L. Aldridge
Naugthies
Naugthies

Mensajes : 34
■ M.D.S : 17
Localización : Tras de ti...buh!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Busqueda de un nuevo foco {C. Darcy}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.