Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Lun Ago 31, 2015 7:36 am.
Últimos temas

Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Ir abajo

Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Snowië B. Monstesquie el Lun Jun 03, 2013 3:47 am

La chica se encontraba mirando la audición, cruzada de brazos y observando meticulosamente cada detalle del alumnado sobre el escenario. Giró su rostro, encontrándose con su instructor de drama sustituta que, al juzgar por su cara, el chico sobre el escenario no bajaría de allí entre aplausos y felicitaciones. Su papel era el del Principito, pero según lo que la instructora escribía en su afamado cuaderno, no poseía aquel toque de precaución y sabiduría que el personaje parecía destilar por los poros. Distanciándose de eso, le había sorprendido que el instructor Kilyann la hubiera elegido precisamente a ella, para acompañar a la mujer de jurado esa mañana. Si bien al principio la rubia se había negado, el hombre le había advertido que si aceptaba, no tendría que asistir a las clases que dictaba antes de que el período escolar obligatorio comience; pero aquello no la convenció, si no todo lo contrario. A Snowië le gustaba la igualdad, algo que al parecer su superior no conocía. Finalmente, el instructor sacó su última carta- la cual fue muy acertada- al decirle que esto le serviría como prueba si se iba a dedicar, en un futuro no muy lejano, al drama. — No lo sé, no pareces muy emocionado por tener el papel de un niño tan misterioso y extrañable como lo es nuestro pequeño protagonista—. la voz de su instructora sonaba de fondo, pero no fue aquello lo que la trajo bruscamente de su mundo personal- aquel en donde ella sola poseía la llave de acceso al mismo. — ¿Tú que opinas, Montesquie?

La rubia de tonos oscuros parpadeó repetidamente, intentando acostumbrarse a la luz del reflector y buscando a su instructora con sus cristalinas orbes. '¿Qué opinaba de qué?', quiso preguntar, pero aquello sólo la delataría y haría enfurecer a la mujer; después de todo, no era la primera vez que le sucedía y si su instructor titular se llegaba a enterar, le regañaría de nuevo. — Bien, bueno yo... — ladeó su cabeza, cayendo en cuenta de que todos la observaban, en especial el ojo analítico de la mujer y el chico allí arriba. Entrecerró sus orbes, observando la escena. Había más de una persona allí arriba, pero al que estaban evaluando era el más importante. Lo recordaba de su clase de literatura, era muy inteligente, pero jamás se le paso por la cabeza que estaba interesado en el teatro. —Acabas de descubrir que tu rosa no es la única en este planeta, te encuentras desolado ya que es tu única compañía actual, es cuando aparece el amable zorro —. señaló a un chico de hebras pelirrojas, sin detenerse demasiado — Él te explicará que si bien existen muchas otras rosas, esa rosa en especial es tu amor, es espléndida, es tan magnífica que resalta entre la multitud de flores que existen. Tal vez deberías bajar el tono de tu voz y dejar de estar a la defensiva, parece que en vez de creer en tu rosa, piensas que debes destruirla—.expuso su opinión, recuperando su sonrisa; aunque por dentro estaba de los nervios ¿Y si no era eso lo que la instructora le había reprochado al joven?

Ya se estaba despidiendo de su hermoso escenario, cuando la mujer empezó a aplaudir rompiendo con el silencio sepulcral que se había apoderado del salón, tras sus palabras. — Bravo, Bravo—. dejo de aplaudir, para prestarle atención a a alumna de cabello rubio ceniza que tenía a su costado. — Ya sabía yo que no exageraba Kilyann al hablarme de tí—. le dedicó una minúscula sonrisa a la rubia, antes de volver a ver al chico con el que se enfrascó en una conversación sobre verdaderos talentos y demás cualidad, en la que Snowië no prestó atención. La había escuchado tantas veces, que ya se la sabía de memoria. Así, poniéndose de pie sin que la sustituta se diera cuenta, abandonó el salón disimuladamente aunque no poniendo mucho empeño en eso. Ciertamente, cuando había visto la sonrisa de su instructor suplente, había podido detectar cierto permiso que no tardó en tomar. No la malinterpreten, amaba el arte del drama y todo lo que tenía que ver con él, pero hasta Snowië Montesquie necesitaba un respiro.

Luego de cerrar la puerta tras ella, se encaminó hacia la cafetería. Una vez dentro, la rubia se dispuso a tomar su pedido de siempre- un batido de fresa- y tomar asiento en una de las mesas más alejadas de la puerta. No se molestó en mirar a su alrededor, sabía que si levantaba la vista se encontraría a algún que otro conocido, pero sí era sincera, ahora sólo quería disfrutar de su batido e irse de allí. Sus hermanas estaban en clase, si estas se llegaban a aparecer por la cafetería, era porque seguramente estaban en problemas...



Última edición por Snowië B. Monstesquie el Mar Jun 04, 2013 5:49 pm, editado 2 veces
avatar
Snowië B. Monstesquie
Frays
Frays

Mensajes : 24
■ M.D.S : 70
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Solenn M. Monstesquie el Lun Jun 03, 2013 4:23 am

Me encontraba dormitando sin querer sobre mi asiento en la parte de atrás de la clase de música clásica, esta solía ser una de las clases más aburridas y lentas de todo el repertorio, no me malinterpreten, me gustaba este tipo de música, tocaba el piano desde niña además de que solía ponerla a sonar cuando estaba sola realizando mis deberes, pero este instructor, tenía una voz y una manera de expresarse que daba sueño el solo estar unos minutos escuchándolo.

Me sobresalte un poco esperando que no me haya visto dormida encontrándome con la mirada divertida de Christian el cual se encontraba dos puestos mas allá tan aburrido como yo escribiendo en su libreta, yo había comenzado con lo mismo y había terminando por cerrar los ojos sin darme cuenta. Según lo que veía, al parecer empezarían a tocar un poco para hacer una demostración de no sé que, tocarían los violonchelos, eso si no se me daba del todo a mí, me medio manejaba con los violines y de bromita, así que si me mandaban a participar perdería totalmente al no saber tocarlo y ni saber qué rayos había que tocar en el momento.

Media hora más tarde estaba prácticamente más dormida que antes, la clase se estaba alargando y el sonido de los instrumentos a fondo sumado a la voz del profesor habían logrando sin querer dormir a la mitad de la clase y sumir a la otra mitad en un enorme sopor, vi a mi rubio amigo mirarme con desesperación y empecé a maquinar la manera de entretener la clase y ver si el profesor decidía sacarnos antes de esta tortura.

- ¡Una rata! – Chille tal y como solíamos hacer Fanny y yo con el tono más irritante que podíamos lograr mientras Chris disimuladamente lanzaba rápidamente una metra entre los pies de todos, todas las chicas cercanas comenzaron a gritar asustadas montándose en sus sillas y a mirar asustadas por todos lados, los chicos miraban entre extrañados e irritados al ver la actuación de las féminas presentes. Al calmarse el alboroto y volver todos a sus puestos al no ver ningún atacante al asecho el profesor comenzó a preguntar quien había sido la graciosa que había comenzado todo, los pocos que se habían fijado en mi no abrirían la boca pero una de las chicas que aun tenían el susto encima también nos había visto y decidió acusarnos esa vez – Fueron Darcy y Montesquie – Si las miradas mataran la chica estaría tres metros bajo tierra.

Así que aquí estaba, entrando al Comedor luego de despedirme de Christian para buscar una malteada de chocolate y aburrirme un rato sola antes de que fuera la hora de comer, con mi bebida en la mano y dándole un sorbo con el pitillo di una mirada por el lugar, logrando ver unos rizos dorados muy conocidos para mí – Noviee!! – salude alegremente sentándome al lado de mi hermana dándole otro sorbo a mi chocolate.


La locura es un cierto placer que solo pocos conocemos.
;">"… Doctor, los locos solo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; solo somos lo otro, lo no ortodoxo. Otro horóscopo nos tocó, otro polvo nos formó los ojos… Nosotros somos los locos. Otros son loros, otros, topos o zoólogos o, como vosotros, ontólogos. Yo no los compongo con shocks… no los rompo, no los normo…"
avatar
Solenn M. Monstesquie
Admin ๑ GlamRockLife
Admin ๑  GlamRockLife

Mensajes : 133
■ M.D.S : 220
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Snowië B. Monstesquie el Mar Jun 04, 2013 1:38 am

Su cuerpo estaba allí, sus ojos fijos en algún punto lejano- más allá de la ventana- su boca cubriendo el sorbete del batido; pero definitivamente, lo que se encontraba muy lejos era su mente. Alguien había dicho alguna vez que mente y cuerpo no siempre debían estar unidos, Snowië era un claro ejemplo de ello, aunque se cansara de repetir lo contrario. Claramente había notado la ausencia de la melliza menor Montesquie, ¿dónde estaría? cada vez que la buscaba no aparecía. Más su cabeza no estaba sólo ocupada por su hermana, un chico de ojos claros aún la atormentaba, quisiera ella permitirlo como si no. Lo extrañaba, por supuesto que sí, más nada podía hacer en ese momento, encerrada en se campamento como actualmente lo estaba. Lamentaba haberlo dejado atrás, tal vez si no tuviera esa extraña manía de no poder dejar solas a sus hermanas en un internado podría haber mantenido el contacto, más no era momentos de reproches, aparte ella no se arrepentía sacando ese pequeño detalle anteriormente nombrado. Sin sus hermanas, Snowië no se portaría como ella lo era, incluso se sentiría sola.

- Basta, Snowië. A lo pasado, pisado... - se recordó ella misma, sacudiendo su cabeza - con su cabellera ceniza acompañándole en el proceso- para despertarse y quitarse aquellos pensamientos de su mente. Como sea, habían tenido suerte de que el profesor de drama haya faltado, y la mujer no se hubiera dado por tomar lista y así, regalarles un lindo castigo a ambos.

Siguió moviendo sus labios, tomando más de su batido hasta un molesto ruido le indicó que ya no quedaba más. Que pena, y ella que no la había disfrutado siquiera un poco. Bueno... suponía que no se enojarían si tomaba otra del stand, que parecía estar llamándola a gritos. - Decidido, iré... - se puso de pie y casi corrió hasta el batido, lo tomó en sus manos y se disponía a volver a su mesa, cuando una rosa -de esas cubiertas de doble chocolate y con dulce de leche por relleno- se cruzó en su mirar. Se fijo que había varias, por lo que se atrevió a tomar una y así, alejarse del apartado de dulces. Si seguía allí, acabarían con cada exquisitez que se encontrara.

Se sentó nuevamente en la mesa, sin dejar de sorber de su batido. Curiosamente, este estaba más dulzón que el anterior. - ¡Novie!- ni le hizo falta levantar la vista para saber de quién se trataba. ¿Quién otra que Solenn Montesquie - apodada por ella como Lennie- podría ponerle un apodo tan rídiculo y de ensueño como lo era aquel? Ni se molestó en refutarle su muestra de 'cariño', tantas veces se lo había dicho y tenía en claro que lo que diría le entraría por un oído y le saldría por el otro. - Lennie... - aunque por dentro quisiera saltar sobre la mesa y dar un pequeño golpe, no podía. Solenn era su hermana menor y siempre estaba procurando por su bienestar; por lo que no sería ella la que le daría el primer golpe. Miró a su alrededor pensativa, como si estuviera en medio de un gran dilema, antes de soltar una de sus famosas risitas cantarines, volviendo sus orbes azules a la castaña. - Bien, esto tengo que saberlo... ¿Qué hiciste esta vez, Solenn?- Aquello iría directo a su lista de travesuras Montesquie, de la cual luego haría un libro. Porque sí, existía una y la guardaba recelosamente de las manos de sus hermanas. Sí se llegaban a enterar, bueno... no hacía falta aclarar que la matarían, para enterrarla y luego volverla a revivir y volverla a matar y enterrar y así sucesivamente... hasta que se cansaran y la dejaran morirse en paz. Materia que le empezaba a aburrir a la castaña, materia de la que era expulsada por poner verde a su profesor de turno.

- Apropósito, ¿Sabes por dónde anda Fanny? - preguntó con una sonrisa dulce bailando sobre sus labios, mientras partía un pedazo de puro chocolate y se lo llevaba a su boca, degustando de él. — No es la primera vez que se salta esta clase, de hecho hace dos días que no la veo, ¿no estarán haciendo de las suyas, o sí? —. intuyó con un pequeño temor que le costó disimular, ¿temor? más bien preocupación. Velaba por ambas mellizas desde que habían tomado el liderazgo del grupo más revoltoso y rebelde de todo el campamento, le preocupaba excesivamente que por tener que dar el ejemplo se dejen llevar por la multitud, más sus hermanas eran inteligentes, astutas como solo ellas podían hacerlo, y lo más importante, no se dejaban llevar por los otros. Eso resultaba ser un gran alivio, en verdad.

avatar
Snowië B. Monstesquie
Frays
Frays

Mensajes : 24
■ M.D.S : 70
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Solenn M. Monstesquie el Mar Jun 04, 2013 1:51 am

Me reí divertida de su cara de frustración absoluta al oírme nombrarla de semejante manera, es que su nombres era tan largo – sarcasmo – que tenía que ver de dónde sacarle el diminutivo para llamarla de manera cariñosa, y ese me había llegado por inspiración divina un día mientras veía televisión y que mejor agregado el que a mi querida hermana mayor no le gustara dicho sobrenombre para nada.

Puse mi mejor cara de inocencia, esa que tenía tan ensayada y me salía a la perfección, yo no había hecho nada malo, aunque las Montesquie estuvieran completamente curadas y leyeran perfectamente cuando mi cara inocente era real o cuando era simplemente para escaquearme un castigo, la cual usaba el noventa porciento de las veces por cierto – ¿Porque tengo que haber hecho algo? – me miro con esa cara de ‘¡habla todo ahora!’ y solo pude rodar los ojos, tomar otro trago de mi delicioso chocolate, acomodarme y empezar a contarle.

- Hoy tocaba música clásica, te juro que trate de concentrarme, sabes que adoro tocarla en mi piano, ¡pero ese profesor! – Se quejo – ¡puede dormir hasta a un niño con sobredosis de azúcar! – di otro trago de mi bebida evitando que hablara mi hermana con una mirada – así que de repente por casualidades de la vida, paso una rata por debajo de mis pies y asusto a las chicas, vieras los gritos que pegaron un par de Lollies que estaban allí – termine como si nada robándole un pedazo del chocolate que se comía y probándolo yo, esos dulces eran de los mejores que he probado.

Me encogí de hombros, no veía a mi melliza ni a ninguna de mis otras amigas desde que nos habíamos levantado a clases ese día – La última vez que supe algo de ella fue cuando me paso un sms avisándome que saldría unas horas del campamento y volvería para la cena sin falta, ya le preguntare a donde fue – como temí se salto la primera clase y de seguro se saltaría el resto, pero ella sabía lo que hacía y no perdería nada importante por irse de paseo al pueblo.


La locura es un cierto placer que solo pocos conocemos.
;">"… Doctor, los locos solo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; solo somos lo otro, lo no ortodoxo. Otro horóscopo nos tocó, otro polvo nos formó los ojos… Nosotros somos los locos. Otros son loros, otros, topos o zoólogos o, como vosotros, ontólogos. Yo no los compongo con shocks… no los rompo, no los normo…"
avatar
Solenn M. Monstesquie
Admin ๑ GlamRockLife
Admin ๑  GlamRockLife

Mensajes : 133
■ M.D.S : 220
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Snowië B. Monstesquie el Mar Jun 04, 2013 5:33 pm

Mantuvo sus entrecerrados ojos en la figura de su hermana menor, esperando su excusa lo suficientemente lógica para hacer que Snowië no le echara el primer regaño de principio de curso. Aunque ¿para qué negarlo? no es que creyera que su hermana Solenn era un demonio con ansias de diversión sin remedio, pero si tenía conciencia de que no faltaría mucho para que aquella broma - que simbolizaba el principio de dolor de cabeza de los instructores y por eso, más limitaciones sorpresas- saliera a la luz. — Más te vale desembuchar ahora —. le dijo aunque no lo creía necesario, ya de por sí su mirada clavada en sus ojos avellanas decía todo. Mientras esperaba que su hermana hablara, bajo su cabeza hasta lograr atrapar la punta de su bombilla y absorver de ella. Sólo se limitó a poner sus ojos en blanco cuando escucho lo primero. No, enserio que no había notado que su hermana se aburría con su instructor de música. Y no la culpaba, ella también había tenido la 'gran suerte' de conocerlo, y su hermana no mentía. Tanto era lo que aburría, que podría pasar sin problemas por cierto lago de cuento de hadas, que requería sí o sí de un acertijo.— Ajam, prosigue...— siguió bebiendo, hasta que la respuesta por fin llegó a sus oídos.

No estuvo en ella el poder evitar que se atragantara, pero sí tuvo el control necesario para no escupir el chocolate en el rostro porcelánico de su hermana; por lo que se lo tuvo que tragar, sabiéndole horriblemente amargo. — Cada día hacen los batidos más ricos...— apretó sus labios, haciendo una mueca por el mal sabor. — ¡Ey, quita! — le dio un pequeño golpe en la palma de la mano a su hermana, recuperándose de pronto y recuperando su rosa de chocolate. Partió otro pedazo y se lo comió, logrando con ello quitar el disgusto. — Consigue tu propia rosa, ladrona—. la miró de reojo, aunque sabía que no faltaba mucho para que ambas terminaran compartiendo su delicia. Por esta razón, y viendo que era incapaz de negarle nada a ella, suspiró y volvió a dejar el plato en la mesa.

— De acuerdo, come—. si la chica se veía salvada, estaba muy equivocada. Pero en vez de su regaño de siempre, la rubia intentó ir por otro lado. — ¿Una rata de laboratorio? ¿Enserio? — preguntó con cierto retintín de burla y aburrimiento. — Vamos, Lennie. Al parecer estás perdiendo tu toque...— volvió a tomar de su batido, finalizando con otra de sus muecas de asco. — Creo que la rosa me agrada más—. comentó, dejando su malteada de lado y degustando más de la delicia.

Posteriormente, le preguntó sobre Tiffany, no gustándole nada la respuesta que recibió. — ¿De nuevo? ¿Al pueblo? ¿Y sola? — realizó múltiples preguntas, terminando por negar con su cabeza. — ¿Para la cena? ¡Pero sí falta horas para eso! - cepilló su cabellera con sus dedos, mientras chocaba sus uñas de la mano restante contra el mármol blanco de la mesa. — No importa, seguro fue por nuevas bailarinas, algo me había dicho, pero no creí que se iría sola. ¿Qué le cuesta cuidarse un poquito más? Y no está de más, decir que tengo una conversación pendiente con ella... — Fanny era la que más le preocupaba, cuando algo se metía en su cabeza, no había quién pudiera llevarle la contraria. Aunque ahora que se detenía a pensarlo, últimamente no la veía nada sonriente, y eso era un gran crimen para Snowië. ¿y si a su hermana le preocupaba algo y ella solo se molestaba en regañarle a cada rato por sus acciones? Lo único de lo que estaba segura, es que siempre estaría para ella - si la llegaba a necesitar- y que tenía que tener una charla urgente con ella. — En fin, tuvo suerte de que hoy el encargado de drama haya decidido faltar—. finalizó con una sonrisa dulce, mientras se tiraba para atrás mirando hacia más allá de la ventana.
avatar
Snowië B. Monstesquie
Frays
Frays

Mensajes : 24
■ M.D.S : 70
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Solenn M. Monstesquie el Miér Jun 05, 2013 12:09 am

Me reí un poco de ella al verla atragantarse, vamos no sabía de que se asombraba, había hecho cosas más interesantes, de las cuales nunca rebelaría la forma de lograrlas, era secreto de Naugthie y ninguna broma se delataba por nada del mundo. – Eso te pasa por estar tomando fresa en vez de chocolate – dije con una media sonrisa mirando con algo de repelús a la bebida en las manos de la rubia.

Hice un enorme puchero al ver que me quitaba la rosa de chocolate, la mire con ojitos de cachorrito hecho especialmente para ella pues era inmune a los otros y como solía hacerlo la mayoría del tiempo termine logrando tomar de nuevo un pedazo del delicioso chocolate que tanto adoraba; me metí el pedazo en la boca saboreándolo con delicia para luego escucharla, bueno no había regaño esta vez, pero que se interesara mucho era peor aún, bah no me haría nada por esa tontería – Creo que no entendiste –la mira traviesamente con cara inocente – nunca existió dicha rata, digamos que improvisamos – Chris y yo - con una pequeña e indefensa metra, es que cuando el aburrimiento ataca y no se tiene la intención para hacer nada pues hay que tomar lo primero que se tiene a la mano, no pierdo mi toque nena la broma salió tal y como yo quería. - Me encogí de hombros, la parte divertida del asunto era precisamente que las chicas habían chillado por absolutamente nada.

- Ya, ya, respira – tome otro sorbo a mi bebida ignorando la diatriba de mi hermana – obvio que no se fue sola, lo más probable es que arrastro a alguno de los chicos con ella – nadie se negaba a la carita manipuladora de Tiffany Montesquie – Si, las que vió en el camino cuando ibamos llegando y se enamoró además, tómalo como su salida de bienvenida a la academia, la cual no puede evitar. – me reí al decir esto último divertida.


La locura es un cierto placer que solo pocos conocemos.
;">"… Doctor, los locos solo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; solo somos lo otro, lo no ortodoxo. Otro horóscopo nos tocó, otro polvo nos formó los ojos… Nosotros somos los locos. Otros son loros, otros, topos o zoólogos o, como vosotros, ontólogos. Yo no los compongo con shocks… no los rompo, no los normo…"
avatar
Solenn M. Monstesquie
Admin ๑ GlamRockLife
Admin ๑  GlamRockLife

Mensajes : 133
■ M.D.S : 220
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Snowië B. Monstesquie el Miér Jun 05, 2013 4:42 pm

— Me gusta la fresa―.fue lo único que pudo argumentar para defenderse de lo dicho por su hermana.— Yo creo que me entendiste a la perfección, querida Solenn—. confirmó su idea, pero sin ese odioso tono que había empleado anteriormente. Claramente sólo la estaba molestando, le gustaba meterse con sus hermanas aunque siempre de una forma sana, por supuesto. Esas tres chicas eran su vida y les agradecía día a día por estar ahí, haciéndola reír tanto con sus travesuras como con sus chistes. — Es que... lo de la rata es clásico, Lennie. Y si bien no está mal, tampoco es ¡Wow, la broma del siglo!—. fingió sorpresa mientras abría sus ojos azules grandes, como dándole más énfasis a lo dicho. Sabía que estaba animando a que la mayor de las mellizas se tomara en serio sus palabras y empezara a maquinar una gran plan- en el que estaba segura, todas las Montesquie estarían complementados, incluso su madre aportaría su parte por teléfono desde su bella Francia; claro que a escondidas de su esposo. Báh, un poco de picante en la vida no le hacía mal a nadie. Y sorprendía que fuera la ‘responsable y siempre perfecta’ de Snowië Montesquie la que pensara aquello.

Escuchó lo que la morena le dijo, aguardando varios minutos en silencio. El campamento donde sus padres las había inscrito era hermoso: frondosos árboles, verde el césped y diversas flores silvestres floreciendo por doquier. Era un paraíso, y las rústicas cabañas le daban un aire acogedor que hasta ese momento no podía haber sentido en otro lugar. Y aunque el campamento alimentaba tanto la diversión como el estómago de sus chicos, las diversiones tales como el parque de diversiones, el cine y los centros comerciales estaban a las fueras de este, por lo que no le sorprendía que, siendo Fanny como era, se pasara por allí los primeros días del verano. Miró a Solenn para posteriormente ponerse de pie, tomar una vez más el batido entre sus manos y caminar hasta el cesto de basura. Presionando una palanca con su talón, abrió el cesto y tiró aquella delicia. Cerró sus ojos por un instante, para abrirlos y mirar a su alrededor. No le extraño que varios tuvieran la vista puesta en ella, por lo que sólo se dignó a sonreírles tranquila de vuelta y regresar con la castaña que seguía con aquel gesto divertido. — ¿Crees que soy una mala hermana? Yo sólo... ― se dejo caer en el asiento, mientras murmuraba aquellas palabras. — Busco protegerlas, Solenn. ¿Tan terrible es eso?—. Miró por la ventana una vez más, mientras colocaba un codo en su mesa y reposaba su rostro en la palma abierta de su mano.

— Sé que son lo suficientemente grandes para defenderse por sí solas y todo eso... pero digamos que hay cosas en las que... ni yo misma tengo el control—. tomó un trozo de chocolate, observándolo en sus manos antes de comerlo. Nada, el mal sabor que el batido de fresa le causó seguía estando allí, haciendo que- a todo lo que comiera- lo encontrara horrible. Corrió el plato ovalado en dirección a su hermana, como dándole a entender que termine de disfrutar la rosa de chocolate por ella. Por todo el mundo era sabido que Solenn era adicta al chocolate, esa sustancia tan deliciosa era su droga y sólo bastaba una barra de chocolate para sacarle una sonrisa. En ese aspecto era una niña aún, bien recordaba el día que Sébastien y Danielle, mejor conocidos como sus padres, los seres que le dieron la vida, le habían escondido el chocolate, como un castigo a su última travesura. Gravísimo error. La residencia se volvió un caos en menos de diez segundos, la poca servidumbre que existía a pedido expreso de las hermanas, se habían aterrado y dos habían renunciado a su trabajo. Y como bien suponen, todo se arregló cuando la hermana mayor rompió la promesa de sus padres, accediendo al lugar donde las tabletas estaban ocultas, entregándosela a Solenn quién le sonrió y la empezó a degustar sonriente. Todas tenían alguna debilidad, algo que las convierte en otra persona; Atrévete a prohibirle escuchar música clásica para que pueda practicar su ballet a Tiffany, si siquiera lo intentas, las hermanas Montesquie te dan su más sentido pésame.
avatar
Snowië B. Monstesquie
Frays
Frays

Mensajes : 24
■ M.D.S : 70
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Acordamos nada de travesuras εїз {Solenn M.}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.